miércoles, 4 de noviembre de 2009

El hombre más tóxico de la historia

Hoy, en Detalles Miserables, queremos dedicar una palabras a un hombre del que Bill Bryson dijo:
Tuvo más impacto en la atmósfera que cualquier otro organismo en la historia de la Tierra
Y lo tuvo. Para mal. Les presentamos a Thomas Midgley, un hombre que... que... bueno, mejor echen ustedes mismos un vistazo al siguiente artículo.


PD: Al loro al final del artículo donde explican cómo murió el tío. Genio y figura...

sábado, 10 de octubre de 2009

Cómo usar la gripe A para vaciar nuestros bolsillos

Explicación sencilla y práctica de cómo nos están tomando el pelo con la gripe A para llenarse los bolsillos.

CAMPANAS POR LA GRIPE A from ALISH on Vimeo.

miércoles, 5 de agosto de 2009

lunes, 22 de junio de 2009

Barbie murió ahorcada



El año pasado, Ken, que no fumaba, fue a por tabaco.

Barbie se encontró de repente teniendo que afrontar sola una hipoteca que no podía pagar, así que, tragándose su orgullo, intentó vender su fabulosa casa, pero nadie quería pagar por ella lo suficiente como para cancelar la deuda con el banco, que acabó embargando no sólo la casa, sino también los muebles y el coche.

Y aún seguía debiéndole dinero al banco.

Arruinada, con el corazón roto y un futuro que sólo le ofrecía una condena a trabajos forzados por tiempo indefinido para su banco, Barbie dejó a su mascota Tanner, un adorable perro ladrador, a Midge, y se quitó la vida una triste mañana de domingo, a la misma hora a la que desayunaba siempre con Ken.

Pobre Barbie.

domingo, 31 de mayo de 2009

Exigo mi derecho a votar negativo

Porque la manada de melifluos imbéciles con corbata que tenemos por clase política ni siquiera vive en el mismo planeta que nosotros. Porque no se aplican el cuento en la mitad de lo que dicen. Porque hablan demasiado y no dicen nada que valga la pena oír. Y porque siguen tirándose el rollo de que les votamos porque creemos en ellos, y no porque nos den menos asco que los demás. Porque quiero una forma oficial de hacerles asber que no merecen nuestra confianza, y que ser la opción menos mala no es suficiente.

jueves, 21 de mayo de 2009

¿Vives o trabajas?

Estáis equivocados. Todos. El país entero, la sociedad entera.

No deberíamos trabajar ocho horas. Quizá en el siglo XIX, quizá después de las guerras mundiales, pero ¿ahora?

¿Ocho horas para llegar a fin de mes?

Alguien nos jodió al organizar la sociedad moderna, pero seguro que quién lo hizo ahora está en Honolulu bebiendo unos Daikiris enormes y pegándose la vida padre con las plusvalías del trabajo de los demás.

Ocho horas de trabajo. Cada día, todos los días. No menos de una hora para llegar y volver del trabajo. Una hora en tareas de mantenimiento personal: ducharnos, afeitarnos, ir al servicio, echarnos ungüentos... Y ya llevamos diez. Una hora para desayunar, comer y cenar, comiendo muy, muy deprisa. Pero cuando eres adulto, la comida ya no se prepara sola y la nevera no se llena sola tampoco, las lavadoras no se ponen y tienden por arte de magia, los platos no se friegan automáticamente y los trastos de la casa no vuelan hasta su sitio, así que probablemente el mantenimiento de la casa y cocinar se te han llevado un par de horas más.

Y ya llevamos trece horas. Trece horas y sólo hemos gastado una hora en desplazamientos y otra en desayunar, comer y cenar. Y no hemos hablado de dormir. Ponemos ocho horas y ya llevamos 21 horas.

Quedan tres para nosotros.

Tres horas, y no hemos hablado de papeleo en el banco, de arreglar el seguro del coche, de llamar a un fontanero, y de todas esas cosas mundanas y aburridas que hacen que nuestra vida sea un poco menos interesante. Digamos que no hay nada de todo eso.

Aún así, siguen quedándote sólo tres horas para ti.

En el mejor de los casos.

Por no mencionar los niños.

¿Trabajar ocho horas al día? Estamos muy, muy equivocados, todos. La sociedad entera.

lunes, 23 de marzo de 2009

Despido barato para los ejecutivos ya

¡Que prediquen con el ejemplo! A ver si tienen valor para recetarse a si mismos lo que le recetan a los demás.

Ya que el problema es que sobran empleados, ¿por qué no empiezan los directivos despidiéndose ellos mismos? Ah, no, claro, lo primero es el empleado.

Pero es que despedir un empleado sale muy caro, vale, es un problema. Que se apliquen el cuento y renuncien al finiquito. Problema solucionado.

¿Quieren solucionarlo todo a base de despidos? Pues que despidan. Que empiecen por ellos mismos.
Se ha producido un error en este gadget.